• Giuliana Vomero

Pingüinos y ecoturismo: cómo la ciencia genera conocimiento al servicio de las comunidades.

Alguna vez se preguntaron ¿cómo los científicos hacen ciencia y aplican sus resultados en diferentes áreas? En esta nueva sección les presentaremos diferentes estudios que han realizado científicos en el mundo, con el fin de acercar este trabajo a todos ustedes y contarles de qué manera los resultados obtenidos se aplican al día a día.

Pingüinos Enanos (Eudyptula minor) saliendo de su madriguera.


Hoy les voy a hablar sobre un artículo titulado “PRESENCIA DE PINGÜINOS EN LAS COLONIAS BAJO CONDICIONES DE LUZ ARTIFICIAL EN RELACIÓN AL ECOTURISMO”, publicado el año 2017 en Journal of Experimental Zoology Part A. Su autor principal es Airam Rodríguez, que según el artículo está (o estaba) afiliado como investigador al Departamento de Investigación del Parque Natural Isla Phillip en Victoria, Australia; y a la Estación Biológica de Doñana en Sevilla, España.


A modo de introducción los autores comienzan contándonos un poco sobre el ecoturismo; una actividad para disfrutar y apreciar la naturaleza, que promueve la conservación con un bajo impacto ambiental. Citan que ha aumentado considerablemente alrededor del mundo y que las autoridades tienen como deber social preocuparse por eliminar o mitigar cualquier potencial impacto.


Plataformas para avistamiento de Pingüino Enano en Parque Natural Isla Phillip, Australia.


Es al final del primer párrafo donde ya los autores mencionan el factor a evaluar en esta investigación: LA LUZ ARTIFICIAL.


Es un hecho que la vida en La Tierra ha evolucionado por los regímenes de luz natural (día-noche), que se pueden ver alterado por la contaminación lumínica. Ejemplifican esto con la mortalidad de muchos grupos de animales como los insectos, tortugas marinas y aves marinas (producto de desorientación de rutas migratorias). Y van un poco más allá, se refieren a efectos aún más grandes a nivel comunitario o ecosistémico como la polinización y zoocoria (dispersión de propágulos vegetales, semillas o esporas de plantas, por medio de animales)


-[Algún día podríamos hablar de la zoocoria, es una adaptación súper importante y entretenida].


Los autores nos cuentan que las colonias de los Pingüinos Pequeños (Eudyptula minor) es un atractivo turístico en Australia. Obviamente las zonas donde ocurre han sido iluminadas artificialmente para mejorar la experiencia de los turistas y por lo tanto, beneficia económicamente a la comunidad local. Esto le da un valor agregado al área y provee educación ambiental. De hecho, el “Desfile de Pingüinos” en Isla Phillip (una de las más grandes área de avistamiento de Pingüinos Pequeños) congrega muchísima gente y contribuye significativamente a la economía, tanto así que se invierte mucho en manejo, investigación y educación de los Pingüinos Pequeños y otras especies costeras.

Pero…

De acuerdo con la base sostenible del ecoturismo, cualquier actividad asociada, como la iluminación para mejorar las experiencias de los visitantes, debe ser examinada para detectar posibles efectos nocivos en las especies objetivo. Por eso el grupo se planteó estudiar si la luz artificial afecta la presencia de las colonias de pingüinos.


¿Por qué estudiaron la especie Pingüino Pequeño para ver los efectos de la luz? ¿Por qué no otra especie?


Pues es simple, es la única especie de pingüino que tiene actividad colonial fuera de las madrigueras, exclusivamente nocturna. Durante el día están mar adentro forrajeando, al ponerse el sol emergen del mar y caminan juntos como colonia a sus madrigueras.


-[Con la información que ya tenemos podemos entender un poco mejor por qué se hizo este estudio. Ahora sabremos CÓMO lo hicieron]


Para ello llevaron a cabo 4 experimentos en 2 sitios;

1) Uno con luz artificial en el Desfile de Pingüinos en Isla Phillip, un lugar altamente concurrido desde la década de los 30’, iluminada por casi hora y media todos los días al ponerse el sol para avistar el retorno de los pingüinos desde el mar a sus madrigueras.

2) La ensenada Cullen, un sitio cerrado al público sin luz artificial.


-[Ensenada es como una bahía de menor dimensión, conocidas por ser utilizadas en la antigüedad como escondites para embarcaciones cuando habían tormentas o donde los piratas escondían sus tesoros. Si entran en este link podrán ver fotografías que los autores adjuntaron como material suplementario de los sitios y los experimentos].


El primer experimento consistió en ver el efecto de la intensidad de la luz. Sólo trabajaron en la zona de Desfile de Pingüinos y usaron 2 tratamientos (es decir, 2 condiciones) intensidad normal y alta, 3 y 15 lx (lúmenes/m2), respectivamente. Evaluaron mediante observaciones desde altura, si habían diferencias en: número de pingüinos que emergió, número de grupos y sus tamaños, el tiempo de aparición del primer pingüino, tiempo que tarda en cruzar la zona iluminada un pingüino, un grupo y toda la colonia y cuánto tarden en cruzar toda la playa. Esto lo hicieron durante hora y media por cerca de 50 días, intercalando las intensidades por día ¿Qué resultados obtuvieron?


¡Pues NADA!


No me malinterpreten, no es que este equipo de investigadores no pudieron contar o no hubiesen pingüinos. Si tomaron todas sus mediciones y luego las compararon. Pero no hubo diferencias (estadísticamente significativas), hasta el momento se puede deducir que el comportamiento de los Pingüinos Pequeños con luz artificial es independiente de la intensidad de dicha luz.


-[No podemos hablar de presencia o ausencia de la luz, porque hasta aquí no han comparado con lugares sin luz].


El segundo experimento se llevó a cabo únicamente en la ensenada Cullen. Se instalaron 2 túneles, de 1 m de largo con luces en el techo, en el camino que los pingüinos utilizan para ir desde el mar a sus madrigueras. Además, cada túnel poseía un timer y sensor de conteo (así se elimina el factor humano del experimento). El experimento comienza 100 días post-instalación y dura 43 días.


-[Se preguntarán por qué hay 3 meses de desfase entre la instalación y el inicio del experimento. El objetivo de ello es que los pingüinos se acostumbrasen a tener que cruzar los túneles].


Los condiciones consisten en que un día el túnel derecho se enciende y el izquierdo no, al día siguiente el izquierdo sí y el derecho no, al siguiente ninguno prende (día control) y así se repite el ciclo hasta el último día. Cumpliendo con las condiciones éticas de trabajar con animales, luego de 105 minutos post-puesta de sol todas las luces se apagaban, para así no evitar que un pingüino llegase a sus nidos.

En los resultados se observa que los pingüinos prefieren pasar por el túnel iluminado y que tardan menos en cruzar en presencia de luz.

-[Todo esto se hizo con el siguiente objetivo: saber si los pingüinos que habitan la zona sin luz, prefieren pasar por una zona con o sin luz. Este experimento no se lleva a cabo en Desfile de Pingüinos, porque ellos ya se desplazan de mar a la madriguera en presencia de luz artificial. Cabe destacar que no todos los pingüinos pasaron por el túnel iluminado, si no que el promedio de la cantidad que pasa por el iluminado diariamente es mayor que los que no pasan por dicho túnel].


El tercer experimento utiliza los mismo túneles pero ahora utilizan un túnel con luz roja y el otro azul (son los colores más contrastantes en el espectro de luz). Se repite el ciclo de días, un día derecho rojo e izquierdo azul, al siguiente derecho azul e izquierdo rojo y al tercer día sin luz, así por 24 días ¿Qué pasó? Pues los pingüinos prefieren el azul, mientras que el color de la luz no determina el tiempo que tarden en cruzar.

-[Es decir, si pasan por azul o rojo, tardan lo mismo. Sin embargo, el promedio de los que pasan por la luz roja es menor que el promedio de los que pasan por el túnel con luz azul].


En el cuarto experimento se eliminaron los túneles de la ensenada Cullen y se iluminaron caminos con las mismas condiciones que el Desfile de Pingüinos, con 2 focos. Se dispuso de 4 sensores de conteo a lo largo de la playa (en 2 caminos del extremo derecho y 2 en el izquierdo de la ensenada). Por 60 días se alternó entre sector derecho de la playa iluminado e izquierdo no iluminado, derecho apagado e izquierdo iluminado y días control (sin luz).


¿Cómo les fue? Bueno, los autores hablan mucho sobre tendencias a preferir el túnel más cercano o lejano de la luz, pero la estadística dice que no hay diferencias. En ausencia o presencia de luz, los pingüinos simplemente cruzan por todos los caminos.


Los autores discuten sus resultados.


Obviamente, defienden la idea que el estudio de la contaminación lumínica es relevante, sobre todo sobre la vida silvestre. Reconocen que sus resultados no coinciden con sus predicciones iniciales: la intensidad de la luz no afecta la actividad de los pingüinos, los pingüinos prefieren túneles iluminados y prefieren los túneles peor iluminados (azules).


Lo sorprendente de este estudio es que se supone que las aves marinas, principalmente los pingüinos, se han adaptado para evadir a los depredadores. ¿Cómo? Una adaptación es restringir su distribución a islas o bordes costeros, zonas de difícil acceso para mamíferos depredadores. Mientras que los Pingüinos Pequeños se adaptaron volviendo a su colonia cuando comienza a esconderse sol, para que la oscuridad dificulte a los depredadores (como águilas, gaviotas, etc) identificarlos. Sin embargo, se contradice con los resultados obtenidos por Rodríguez y compañía.


Por otro lado, si bien los pingüinos han evolucionado para ser grandes buceadores, dicha evolución no los ha beneficiado en tierra, no tienen muy buena vista ni son grandes caminadores.

Quizás preferir la luz significa un beneficio mayor para evadir obstáculos que el riesgo que corren de ser vistos por depredadores.

Además, la preferencia a la luz azul puede estar relacionada a las condiciones naturales del mar a grandes profundidades, ya que las ondas con una longitud entre 450 y 500 nm (luz azul) alcanza la mayor profundidad en el mar (hasta 90 m).


Finalmente, se plantea que la nula respuesta a un cambio de intensidad de los pingüinos en Desfile de Pingüinos puede ser a que los animales se habituaron a la condición “presencia de luz”. Mientras que en la ensenada Cullen (un lugar no intervenido) se demuestra una preferencia por luz, es de esperar que ellos sean más representativos de la naturaleza por tener menor exposición antropogénica.

Si bien sus resultados no fueron lo que esperaban, ellos recomiendan siempre mantener al mínimo la emisión lumínica para avistar a los pingüinos, así todos pueden tener una buena experiencia.

Como pudieron observar, en la ciencia resultados son resultados y muchas veces estos no son los que se esperaban. Sin embargo, este es un ejemplo de lo importante que es realizar este tipo de estudios para poder definir acciones de conservación y conocer el posible impacto de las actividades que se realizan en torno a la fauna marina.


Columna escrita por: José Miguel Cerda.

41 vistas0 comentarios

SÍGUENOS  

  • Negro Facebook Icono
  • Black Instagram Icon
  • Icono negro LinkedIn

© 2023 by The Mountain Man. Proudly created with Wix.com