top of page
  • Foto del escritorGiuliana Vomero

ORQUESTAS SUBMARINAS

La música detrás de los arrecifes de coral (y por qué debemos escucharla).


Me encantaría que hoy vivas un momento sensorial único. Para una mejor experiencia, te invito a que uses tus audífonos, encuentres un lugar cómodo, dejes el estrés del día atrás, relájate y respira.

Ahora, escucha el siguiente audio.


Créditos de audio: Tim Lamont, University of Exeter.


¿Cuál fue tu primera impresión? ¿Un poco caótico quizás? ¿Acaso escuchaste una risa o a sonidos curiosos mientras la lluvia inundaba tus oídos?

 

Déjame contarte que acabas de escuchar una verdadera orquesta submarina.

En otras palabras, un arrecife de coral.


Imagen submarina que muestra un arrecife de coral. En el fondo, peces de diferentes formas y colores nadan sobre el arrecife. El arrecife es una estructura dura, con distintos colores.

Los arrecifes de coral, ubicados en los trópicos, son de los ecosistemas más longevos, diversos y amenazados del planeta. También son pilar de comunidades costeras a las que proveen de medicina, alimento, protección frente a tormentas y más.

Créditos de imagen: Beth Watson, Ocean Image Bank.


Un ecosistema lleno de vida y sonidos

Cerca de 800 especies de corales, junto a su esqueleto de carbonato de calcio, son hogar del 25% de la vida marina. Miles de organismos como algas, crustáceos, peces, tiburones, rayas, tortugas marinas y mamíferos marinos eligen este ecosistema para reproducirse, crecer, alimentarse y sobrevivir.


Todos ellos producen la música que envuelve a este ecosistema.


En un arrecife de coral, el audio de fondo es producido por camarones pistola, pertenecientes a la familia Alphelidae. Estos camarones tienen una peculiaridad especial. En el primer par de sus extremidades, poseen una pinza con la que producen burbujas para aturdir y captar a su presa. Cuando muchos camarones utilizan esta pinza al mismo tiempo, el sonido que producen es muy alto y semejante al de la lluvia o una fogata.  

 

Entre “purrs”, “croacks” y “whoops” los peces que viven en el arrecife cazan, reconocen o definen territorios (principalmente los peces territoriales), atraen a sus parejas y avisan qué depredadores están a su alrededor. Te invito a que te inmersas en el mundo de los peces y escuches los “purrs” de los peces sargento mayor, los “whoops” de los peces pertenecientes al grupo damisela y una “riza” de una especie incógnita.


Descubre el "purr" de un pez sargento mayor.

Créditos de audio: Tim Lamont, University of Exeter


Descubre el "whoop" de los peces damisela.

Créditos de audio: Eric Parmentier, University of Liège


Descubre la "riza" de un pez incógnito.

Créditos de audio: Tim Lamont, University of Exeter


La imagen es tomada bajo el agua, siguiendo a un pez grande de color azul. El pez se encuentra nadando por encima de un arrecife de coral. Delante de el, grupos de peces también nadan sobre el arrecife.

Los peces producen sonidos al mover y hacer vibrar la vejiga natatoria por medio de músculos, al cambiar la dirección y velocidad de su nado, o al rozar sus dientes o estructuras óseas de su cuerpo.


La historia detrás de la canción.

En el siglo pasado se creía que el océano era silencioso. Una vez más, la madre naturaleza y la ciencia nos demuestran lo contrario. El océano está lleno de sonidos y cada uno de ellos cuenta una historia.


Más allá de los 200 metros de profundidad (aprox.), el océano se convierte en un mundo sin luz. Pero no así, un medio intransitable. En el agua, el sonido viaja más rápido que en el aire y se puede percibir a miles de kilómetros de distancia. Por ello, animales como los peces, localizan ecosistemas vibrantes y nutritivos donde desarrollarse por medio del sonido. Estos sienten atracción por la diversidad y abundancia de organismos que escuchan, y se dirigen hacia el arrecife que produce la canción más llamativa.


El audio que producen los arrecifes también juega un rol muy importante en el crecimiento de los corales. Cuando estos animales se reproducen sexualmente, se sincronizan para liberar sus células reproductoras a la columna de agua en un evento especial que ocurre una vez al año. Cuando se fertilizan, dan origen a una larva que busca una superficie dura donde asentarse, crecer, y crear una colonia. En un estudio que se publicó en 2024, científicos describieron que larvas de la especie Porites astreoides preferían desarrollarse sobre una superficie rodeada de un diverso paisaje acústico. Demostrando así que el sonido juega un importante rol en su éxito reproductivo.


Pero no toda canción es vibrante como parece. A medida que el cambio climático y las olas de calor aumentan la temperatura del agua, los corales se estresan. En consecuencia, rompen una relación vital con el dinoflagelado que lo nutre y vive en sus tejidos, la Zooxanthella. Sin este organismo el coral es débil, pierde su color característico y comienza una lucha por sobrevivir. Resultando así en el blanqueamiento del coral.  


A la vez que estas leyendo este artículo, los científicos de NOAA (la oficina Nacional de Administración Oceanográfica y Atmosférica de Estados Unidos) confirmaron que estamos viviendo el cuarto evento global de blanqueamiento de corales y el segundo en los últimos diez años.

Dejando así un sonido devastador en los arrecifes del mundo...


Créditos de audio: Ben Williams


No más risas, o “whoops”, solo el sonido de algunos camarones. Desaparece la diversidad y complejidad que una vez escuchamos. En el 2016, cuando científicos de la Universidad de Exeter escucharon el audio producido por arrecifes de la Gran Barrera de Coral (Australia) después de los eventos de blanqueamiento, descubrieron que este se había reducido significativamente.


La imagen es tomada bajo y el agua y muestra un arrecife de coral blanqueado. Las estructuras ya no tienen colores diversos, solo predomina el blanco. En la imagen no se ven peces u otros animales a su alrededor.

Blanqueamiento de corales en Maldivas. La supervivencia a estos eventos depende de diferentes factores y de la especie de coral. Hay casos donde el coral sobrevive una vez que las temperaturas bajan. En otros casos, el animal muere, su esqueleto permanece y el arrecife se vuelve un blanco desierto.

Créditos de imagen: The Ocean Agency, Ocean Image Bank.


El poder del sonido.

Un arrecife de coral degradado no solo es devastador para la diversidad marina. Cerca de 1 billón de personas dependen de los arrecifes de corales para su alimentación, protección costera, turismo y cultura. El silencio no es una opción.  Por ello, en todo el mundo, diferentes profesionales trabajan con gran pasión y colaboración para restaurar estos ecosistemas.


En la Gran Barrera de Coral (Australia), un grupo de científicos internacionales exploraron el poder del sonido para atraer animales a sitios degradados o en recuperación. Cuando instalaron dispositivos que emitían el sonido de un arrecife de coral sano, se logró atraer y mantener al doble de peces que en aquellos sitios donde no se había instalado sonido. Especies de todos los niveles tróficos fueron atraídos al lugar. En otras palabras, los peces que comen algas, plancton, y los que comen otros peces. Ayudando así a restablecer la red alimenticia del ecosistema. Esta técnica, llamada enriquecimiento auditivo (“acoustic enrichment” en inglés) es esperanza para los profesionales que trabajan en el éxito de estos programas.


La imagen es tomada bajo del agua. Muestra a un buceador/cientifico trabajando en un sitio de restauración. En su mano lleva la estructura hexagonal Reef Star con fragmentos de corales vivos. Al rededor, más Reef Stars fueron agregadas.

En Sulawesi Sur, Indonesia, se encuentra MARRS (Mars Assisted Reef Restoration System, por su nombre en inglés), el mayor proyecto de restauración de corales. Para restaurar sitios degradados, en primer lugar se adhieren pequeños fragmentos de corales a estructuras hexagonales llamadas “Reef Stars”. Luego, se instalan en zonas degradadas para estabilizar el sustrato y fomentar el crecimiento y repoblación del arrecife.

Créditos de imagen: The Ocean Agency, Ocean Image Bank.


La imagen es tomada bajo el agua. Muestra a un buceador/cientifico nadando sobre un sitio ya restaurado con Reef Stars. Se observa un arrecife con multiples colores y formas.

Un sitio de restauración tres años después de haber instalado “Reef Stars”. Los científicos monitorean el éxito de los sitios restaurados comparando la diversidad de sonidos de peces en el sitio (riqueza fonética), con aquella de arrecifes naturales sanos y degradados. Luego de dos años, los sitios MARSS obtuvieron el mismo nivel de riqueza fonética que los sitios sanos naturales. 

Créditos de imagen: The Ocean Agency, Ocean Image Bank


Es hora de escuchar con atención.  

En el primer capítulo del libro Primavera Silenciosa (1962), Rachel Carson cuenta la fábula de un pueblo ficticio que se despierta bajo los efectos del uso de pesticidas sin medidas. En mi párrafo favorito, la autora escribe:


"Se produjo una extraña quietud. Los pájaros, por ejemplo… ¿dónde se habían ido? (…) Era una primavera sin voces. En las madrugadas que antaño fueron perturbadas por el coro de gorriones, golondrinas, palomos, arrendajos y petirrojos y otra multitud de gorjeos, no se percibía un solo rumor; sólo el silencio se extendía sobre los campos, los bosques y las marismas”.

 

Ya pasaron 60 años, y el pueblo ficticio que Carson imaginó, no se aleja de la realidad. Los arrecifes de corales enfrentan eventos masivos de blanqueamiento, degradación o destrucción por la pesca ilegal, y hasta enfermedades bacterianas que se distribuyen a grandes velocidades. Por lo que me pregunto... ¿Será “una primavera sin voces” la nueva era del océano?


La realidad es que no debemos dejar que este sea el caso.


El paisaje sonoro de un arrecife de coral es más que ondas viajando en un medio acuoso. Es información, guía y ESPERANZA.


En este Día Mundial del Océano, deja que los sonidos del océano despierten en ti curiosidad y alegría. Deja que te recuerden lo maravilloso e importante que es el océano para nosotros. Deja que este sonido se repita en tu mente al igual que tu canción favorita. Deja que sean un recuerdo que te mueva a la acción.


Puedes apoyar a organizaciones de conservación marina mediante donaciones, convertirte en voluntario de programas de conservación de arrecifes, estudiar una carrera profesional en conservación, interiorizarte sobre los ecosistemas marinos que tienes más cerca, o compartir esta historia con tus amigos y familia. ¡Hay un océano de acciones esperando!


El océano está contando una historia en cada sonido que traslada. Cuando no hay sonido, no hay vida – el modo silencio, no es una opción.   


¿Te gustaría saber más?

 

La primera vez que escuche el sonido de un arrecife de coral se dispararon muchas preguntas en mi mente. ¿Estamos silenciando el océano? ¿Cómo los científicos estudian el sonido?  ¿Cómo el sonido generado por actividades humanas impacta en el océano?. Las respuestas llegaran al blog próximamente.


De mientras, te recomiendo una serie de libros, artículos y videos que informaron e inspiraron este blog:


Nota de la autora:

Este artículo fue escrito originalmente en Inglés. Por tal razón, links, libros, artículos y videos recomendados se encuentran en tal idioma.

Si quieres leer la versión en inglés, puedes hacerlo aquí.


Agradecimientos

Comunicadores científicos, biólogos marinos, amigos y educadores apasionados por el océano y su conservación inspiraron este artículo. Un agradecimiento especial a Rachel Small, amiga y editora que me ayudó a darle vida a este artículo en su versión en Inglés. También agradezco a Benjamin Williams por compartir conmigo su conocimiento sobre inteligencia artificial y paisaje acústico, y por compartir los audios que nutren a este artículo.






 

36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


Die Kommentarfunktion wurde abgeschaltet.
bottom of page