• Giuliana Vomero

Hielo Marino Antártico: ¿está cambiando?

Hoy les hablaré del artículo “La retracción del hielo marino Antártico sin precedentes, en la primavera del 2016”. Los autores son un equipo de investigadores asociados al “British Antarctic Survey”, una organización interdisciplinaria enfocada a investigación polar del Reino Unido.


Los autores nos entregan antecedentes sobre la Extensión del Hielo Marino (EHM; la tasa de crecimiento del área de hielo marino), en el Ártico la EHM ha disminuido desde los 70’. Mientras que en la Antártica la EHM aumenta a una tasa baja.

-[No es que siempre aumente, la EHM fluctúa, es decir, a veces crece mucho, a veces poco o con valores negativos porque se retrae. Pero la cobertura neta ha aumentado en la Antártica]


Foto: Evelyn Pfeiffer.


Entre 2012 y 2014 se registró la máxima EHM en la Antártica desde el comienzo de la era satelital (1979). Luego, el 2016 comenzó a decrecer a una tasa record (alcanzando 2.250.000 Km2 a fines de Noviembre). Esta caída no fue del todo anómala, ya que los bajos niveles de EHM se mantuvieron hasta Marzo del 2017 (2.070.000 Km2 de hielo).

-[O sea, que en 3 meses se perdieron 180.000 Km2 de hielo. Es como que Santiago se hubiese descongelado 300 veces o Uruguay por completo]

La EHM es utilizada como un indicador del cambio climático. En base a él, por medio de modelaciones se presume que para finales del siglo 21 ya no existiría el Ártico si las condiciones del efecto invernadero se mantiene. Por lo tanto, para los autores es un desafío, producto de la retracción de la EHM en la Antártica en 2016, entender la variabilidad del hielo marino a través de registros relativamente cortos (en relación a tiempo) de la EHM Antártica.


Los autores se proponen investigar por qué la retracción del hielo marino antártico fue tan rápida en la primavera del 2016. Consideraron el rol de las anomalías atmosféricas, por masas de aire caliente en la zona de hielo marino.


Entonces, ¿Qué hicieron?


Examinaron la evolución diaria y mensual de la extensión y área del hielo marino. Obtuvieron datos del “Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo de EE.UU.” (NSIDC, por sus siglas en inglés). Estos datos son obtenidos por imágenes satelitales. Se ocuparon series de tiempo entre 1979 y 2017. Se estudiaron la EHM y el área de hielo marino del Océano Sur por completo y por sectores (5 sectores; Mar de Ross, Mar de Amundsen-Bellinghausen (A-B), Mar de Weddell, Océano Índico y Océano Pacífico oeste).


Para corroborar la anomalía del 2016 como consecuencia de las masas de aire caliente, se analizó la circulación atmosférica de las zonas bajo estudio. Y se calculó el índice SAM (extraído desde la web de British Antarctic Survey), este índice se aplica a las imágenes satelitales de superficie y entrega nuevos datos meteorológicos.


¿Qué resultados obtuvieron?


Su análisis temporal muestra que septiembre suele ser un mes con incremento neto en la EHM Antártico, aunque se ha retraído el 32% de los años desde 1979. Cuando el hielo marino se retrae, no es a la misma velocidad y cantidad en cada una de las cinco áreas estudiadas. Así, el hielo marino del Océano Índico aumenta su tamaño en septiembre mucho más que cualquier otra región. Sin embargo, al final de la temporada de derretimiento, casi todo el hielo del Océano Índico y Pacífico desaparece. Mientras que en las otras 3 zonas, el hielo persiste todo el año.


La extensión media en los 5 sectores está influenciada por diferentes aspectos de la circulación atmosférica.

-[Aquí, el autor principal (John Turner) se auto-cita en el 2015, eso se debe principalmente porque los investigadores tienen sus líneas de investigación, que son sucesivos los trabajos. “Analizo esto, me arroja estos resultados, hipotetizo esto otro y lo investigo”.]


En los 3 mares en los que se trabajó (Ross, A-B y Weddell), se identificó que la variabilidad en la cobertura de hielo está regulada por la ubicación y profundidad del ASL (por su sigla en inglés “Amundsen Sea Low”; un centro geográfico climatológico de baja presión, ubicado al sur del Pacífico, el que varía su ubicación y profundidad). Más profundo se encuentra, menos cobertura hay de hielo.


-[Para saber más sobre el ASL pueden visitar esta página].


En el Océano Pacífico se regula la EHM por las anomalías de la circulación atmosférica. Mientras que en el Índico, según el índice de SAM, se regula por la presión media del nivel del mar. Baja EHM en la Antártica en septiembre u octubre se asocia a bajas presiones ahí y altas presiones a latitudes intermedias (estaría directamente relacionado con el viento del Pacífico Sur).


-[Si entendemos todo el comportamiento tan bien hace años ¿Por qué la caída en la EHM el 2016 es una “anomalía”?]


Cuando hablamos de anomalías climatológicas, nos referimos a un valor u ocurrencia alejada de lo común, regular o promedio. Las anomalías en la EHM son frecuentes, pero luego de agosto del 2016 persistieron a lo largo de los años.


Concentración de anomalías de hielo marino noviembre, 2016. Las zonas achuradas indican el lugar donde hubo la máxima anomalía en noviembre. WS: Mar de Weddell, IO: Océano Índico, WPO: Océano Pacífico Oeste, RS: Mar de Ross, ABS: Mar de Amundsen-Bellinghausen. (Turner et al., 2017 modified figure).


-[Los autores se toman su tiempo y espacio en describir sus resultados, hablando de períodos de tiempo muy específicos, sobre la comparación entre una base de datos y otra, sobre las correcciones cuando un dato no se presentaba, el porcentaje de diferencia que hay entre los sectores de estudio, etc, etc, etc. No vale la pena entrar en tanto detalle, sin desmerecer el trabajo que han hecho, pero esos detalles son más útiles para quienes se dedican a estudiar esa área]


Para concluir los autores destacan que el rápido y temprano derretimiento en la primavera austral de 2016 coincide con la serie de registros de anomalías de la circulación atmosférica de hacía 3 meses.

La circulación atmosférica del extremo sur del planeta fue claramente anómala el 2016, y aquí hay una fuerte correlación en períodos de flujo atmosférico del norte y la retracción del hielo. Además, el mar siempre tiene un rol esencial en el derretimiento del hielo, pero es difícil de cuantificar. De hecho, para respaldar esto se habla sobre los incrementos en la temperatura superficial del mar (TSM) desde 1970. Es más, la TSM fue particularmente alta cerca de los bordes del hielo marino durante el invierno y la primavera del 2016. Estas altas temperaturas persistieron hasta final del año 2016 y comienzos del 2017.


Destacan también las proyecciones entre EHM y concentraciones de gases invernaderos, su relación inversa hace pensar que la EHM seguirá decreciendo hasta 33% de aquí a finales de siglo.


Artículo: Turner, J., T. Phillips, G. J. Marshall, J. S. Hosking, J. O. Pope, T. J. Bracegirdle, and P. Deb (2017), Unprecedented springtime retreat of Antarctic sea ice in 2016, Geophys. Res. Lett., 44, 6868–6875.


Columna Escrita por: José Miguel Cerda


22 vistas0 comentarios