• Giuliana Vomero

Humedales Costeros: puentes entre la tierra y el mar.

La pasada semana, el ministerio de medio ambiente de Chile, declaró un nuevo santuario de la naturaleza en el humedal más austral del país: Bahía Lomas. Esta noticia me hizo pensar en la cantidad de humedales que hay en el mundo, y que no están localizados en lugares tan lejanos como Bahía Lomas, si no que están a tan solo una hora de Santiago, o en el caso de muchas ciudades costeras, a tan solo pasos. Pero ¿sabemos que tenemos estos ecosistemas tan cerca? ¿sabemos la importancia que tienen, aunque no sean tan grandes como Bahía Lomas?


A lo largo de mi experiencia, tuve la oportunidad de realizar investigaciones en tres humedales: Carampangue, Tubul y Pichicuy. Cada uno con distintos grados de intervención humana que me dejaron el mismo mensaje: los humedales costeros son ecosistemas importantes y tan cercanos a nosotros que vale la pena conocerlos para mejorar nuestro accionar en presencia de estos. Es por ello que en la columna de esta semana hablaremos de qué son, cuál es su importancia y cómo podemos en simple acciones respetar este ecosistema.

Humedal Río Maipo. Foto: Andrés Belleï


En esta oportunidad, podrán apreciar el gran trabajo fotográfico de Andrés Belleï, fotógrafo de la naturaleza que nos comparte fotografías del Humedal Río Maipo y sus aves, en la Región de Valparaíso. ¡Muchas gracias Andrés por ser parte de esta iniciativa!


Cuando hablamos de humedales, la convención RAMSAR, un acuerdo internacional firmado por diversos países el cual promueve la conservación y el uso racional de los humedales, definió a los humedales como “extensión de marismas, pantanos, turberas, o superficies cubiertas de agua, sean estas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda seis metros. Existiendo así tres tipos de humedales: humedales marinos y costeros, humedales continentales y humedales artificiales.”


Como pudieron leer, la definición es muy amplia, a mí en lo personal, me confunde, y no me explica con claridad cuando estaría en presencia de un humedal costero. Es por eso, que me hace mucho más sentido complementarla con las siguientes definiciones según Niering 1985 y la Academia Nacional de Estados Unidos NRC 1995:

“Los humedales costeros son la interfaz entre ecosistemas terrestres y marinos”, “dependen de la inundación o saturación de la superficie del substrato, sea constante o temporal, la cual determina las características físicas, químicas y biológicas del ecosistema”

Foto: Andrés Belleï


En simples palabras, los humedales costeros son espacios de transición entre la tierra y el mar, los que se inundan con aguas dulces y saladas de forma permanente o temporal (es decir, hay momentos del día en los que están inundados, y otros que no), debido a las dinámicas de las mareas y los ríos. Esto hace que la biodiversidad que allí habita se adapte a distintas condiciones. Por ejemplo, toda especie que allí viva tiene que soportar altas concentraciones de sal en el agua provenientes de la marea oceánica, o periodos de desecación cuando baja la marea y disminuye la cantidad de agua en el humedal. En consecuencia, al ser un ecosistema con propiedades físicas y químicas cambiantes, las especies que allí habitan son muy diversas y capaces de sobrevivir a distintas condiciones. ¿Impresionante no?


Para poder dimensionar y visualizar estos ecosistemas de transición en el espacio, les recomiendo ver este video (una pista: los humedales costeros se ven como forma de “piscina” antes de ingresar a la playa como tal).

Los humedales costeros se encuentran en todo el mundo. En Chile según estudios de Marquet y Abade (2012), se identificaron 412 humedales costeros a lo largo de la costa de Chile. La mayoría de estos presentan un área menor a 10 hectáreas, por lo que estamos hablando de ecosistemas pequeños, comparados con otros.


Los humedales costeros en Chile tienen una particularidad, debido a que el país se encuentra en una zona sísmica, según la intensidad del terremoto y el tsunami que se genera después, se puede modificar la estructura de la costa. En consecuencia, se crean o modifican humedales costeros existentes. Este tipo de fenómeno se documentó en el humedal de Valdivia luego del terremoto de 1960 y en los humedales como Carampangue, Pullaly y el Yali después del terremoto del 2010.

Un número muy interesante del estudio de estos científicos es que el 25% de los humedales costeros documentados se encuentran en zonas donde existe una alta densidad poblacional. Esto nos demuestra que estos ecosistemas se relacionan directamente con el ser humano, por lo que el accionar en estas zonas debe ser más consciente que nunca para fomentar un balance entre el desarrollo y la salud de los humedales costeros.


¿Cuál es la función de un humedal costero? ¿Por qué son importantes?


Los humedales son muy importantes ya sea por la gran biodiversidad que albergan como por los múltiples servicios ecosistémicos que brindan.


En términos de la biodiversidad, al ser un ecosistema de transición, podemos encontrar especies de flora y fauna terrestre y marina (Quintana 2018). Los humedales se caracterizan por presentar una alta diversidad y abundancia de vegetación, esencial para que diversos animales utilicen este espacio como refugio, sitios de alimentación y/o de reproducción. En un humedal costero se pueden encontrar especies de peces, anfibios, mamíferos, aves, invertebrados, entre otros. Para las aves los humedales son lugares críticos para su nidificación y alimentación.


A continuación, les mostramos diversas especies de aves que se pueden identificar en humedales de la costa Chilena.

En las fotos: 1. Garza Grande (Ardea alba) 2. Siete Colores (Tachuris rubrigastra) 3. Perrito (Himantopus mexicanus) 4. Garza Chica (Egretta thula) 5. Cisne de Cuello Negro (Cygnus melanocoryphus) 6. Cisne Coscoroba (Coscoroba coscoroba). Fotos: Andrés Belleï.


Los humedales también son importantes ya que brindan diversos servicios ecosistémicos, entre ellos:

1. Protegen a las líneas de costa de la erosión, y atrapan sedimentos.


2. Son capaces de minimizar efectos de inundaciones o tormentas por su capacidad de absorber el agua. En otras palabras, son verdades esponjas. Por lo tanto, humedales sanos, significan que serán una muy buena barrera para posibles efectos del cambio climático como la elevación del nivel del mar, o el aumento de precipitaciones.


3. Son uno de los ecosistemas más productivos del planeta. ¿Esto qué significa?

La vegetación y algas marinas que habitan en el humedal realizan fotosíntesis. En este proceso, se absorben grandes cantidades de dióxido de carbono para ser transformado en materia orgánica dentro de sus células. Este material orgánico y nutrientes sirve de alimento para las especies herbívoras que se alimentan de ellas. Por lo que se convierte en un lugar muy atractivo para aves, invertebrados y peces. Además al absorber dióxido de carbono, se convierte en una reserva de carbono y en un aporte muy importante para la disminución de las concentraciones de este gas en la atmósfera.


4. Al ser un ecosistema muy productivo, esto se traduce en un lugar de importancia para ciertas pesquerías que se realizan en humedales y para el ciclo de vida de juveniles de especies comerciales.


5. El suelo de los humedales costeros por lo general se compone de barro y restos de la vegetación que allí se encuentra. Este suelo es colonizado por bacterias, las que al alimentarse de los restos vegetales, re ingresan los nutrientes al sistema y lo hacen disponible para otros organismos.


6. Entregan diversos servicios turísticos y culturales, principalmente al ser lugares donde el avistamiento de aves es una de las atracciones turísticas. Además, en los humedales habitan un gran número de especies endémicas, es decir especies de flora y fauna que solo se encuentran en una región determinada. Lo que se traduce en un valor cultural para el país.


Si bien estos ecosistemas son muy importantes, la cercanía a ciudades ha hecho que el impacto antropogenico (de acción humana) incrementará, poniendo en algunos casos en peligro al ecosistema. Las actividades que se destacan como amenazas locales a los humedales son la perdida de territorio por proyectos inmobiliarios, ingreso de animales domésticos como perros y ganado para pastorear su vegetación, contaminación por productos químicos o basura presente en los territorios, entre otros.


Si bien algunas de las soluciones requieren de ordenanzas gubernamentales para asegurar su estabilidad, con simple acciones se pueden mejorar de a poco el estado de los humedales costeros o preservar aquellos que se encuentran en buen estado. Los invito a que puedan seguir algunas de estas acciones la próxima vez que visiten un humedal. Al terminar la cuarentena realicen un paseo a un humedal y descubran esta maravilla escondida de la costa.

A continuación te compartimos un libro para descubrir humedales costeros, continentales y artificiales realizado por Wildlife Conservation Society (descárgalo aquí). También puedes descargar la aplicación HumeLab, realizada por la Universidad de Chile para descubrir más acerca de estos ecosistemas. Se puede descargar en tu celular y descubrir la flora, fauna, beneficios, tipos de humedales y mucho más. Además de tener juegos para los más pequeños!



Esta Columna la realizamos con la siguiente información:

  • Camaño, A., Fariña, J.M. (2012). Humedales costeros: aportes científicos a su gestión sustentable. Ediciones Universidad Católica de Chile, Santiago de Chile.

  • Farías, M., Vargas, G., Tassara, A., Carretier, S., Baize, S., Melnick, D., Bataille, K. (2010)

  • Land-level changes produced by the Mw 8.8 2010 chilean earthquake. Science 329 (5994), 916. Doi: 10.1126/science.1192094

  • Ministerio del Medio Ambiente Gobierno de Chile. (2018). Plan nacional de protección de humedales 2018-2022.

  • Marquet, P.A., Abades,S., Barria, I. (2012). Distribución y conservación de humedales costeros: una perspectiva geográfica. En: Humedales costeros: aportes científicos a su gestión sustentable. Ediciones Universidad Católica de Chile, Santiago de Chile.

  • Niering, R. (1985).Wetlands. The audubon society nature guides. Alfred A. Knopf Inc. 638p

  • NRC, National Research Council. (1995). Wetlands, characteristics and boundaries. National Academy Press, Washington DC. 306pp

  • Quintana, R. (2018). Humedales, biodiversidad y servicios eco sistémicos. ¿Hacia dónde vamos?. En: Universidad Nacional de San Martín y Fundación Innovación Tecnológica (FUNINTEC). Programa Futuros: Escuela de Posgrado: Agua + Humedales. (Serie Futuros). UNSAM Editaciones, Buenos Aires.

  • Vila, I., Veloso, A., Schlatter, R., Ramírez, C.(2006). Macrófitas y vertebrados de los sistemas límnicos de Chile. Editorial Universitaria, Santiago de Chile.


35 vistas0 comentarios

SÍGUENOS  

  • Negro Facebook Icono
  • Black Instagram Icon
  • Icono negro LinkedIn

© 2023 by The Mountain Man. Proudly created with Wix.com