• Giuliana Vomero

Mujeres en Ciencias Marinas

Hoy, jueves 11 de febrero, se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Una celebración que tiene sus orígenes en la Asamblea General de las Naciones Unidas en el 2015 para fortalecer y conmemorar el papel fundamental de las mujeres y niñas que se desempeñan o quieren tener su vocación en el mundo de las ciencias.

Dr. Sylvia Earle (medio) liderando el equipo de científicas e ingeniera que en 1970 se convirtieron en las primeras mujeres en vivir 14 días a 15 mts de profundidad en Virgins Islands ( Dr. Renate Schlenz True, Margaret Ann Lucas, Ann Hartline y Alina N. Szmant)

Créditos: AP Photo/ Jim Bourdier


Según el Informe Mundial sobre las Ciencias Oceánicas, en la media mundial, el 38% de los científicos involucrados en las ciencias marinas somos mujeres. Una cifra que nos muestra la poca representación de este genero en esta área del mundo científico, en particular, en las áreas más técnicas, tecnológicas y de innovación de las ciencias marinas. Sin embargo, existen países como Irlanda, en donde el 72% del total de empleados de ciencias marinas son mujeres. El rol de la mujer en ciencias marinas y gobernanza del océano es fundamental ya que gracias a su inclusión y roles colaborativos, impulsan el desarrollo sustentable de este ecosistema. De la misma manera, en el ámbito de la conservación, las mujeres suelen intervenir y exponer desafíos de gran importancia como ser la contaminación, la ética profesional en la extracción responsable de recursos marinos, entre otros. (Gissi et al., 2018).


Cuando uno estudia ciencia a nivel universitario o está en el colegio, comienza a oír nombres de hombres que realizaron importantes descubrimientos y aportes a las ciencias en general: Newton, Darwin, Einstein, Watson y Crick, Ekmann y podría seguir nombrando. Información que de alguna manera nos invitan a reflexionar, ¿Dónde están las mujeres científicas que quieren hacer un cambio en la sociedad? ¿Por qué a lo largo de la historia no conocemos tantos descubrimientos de mujeres en la época de los “boom” científicos? ¿Por qué la representatividad es tan baja?


Si bien en el siglo IX y XX, el mundo evidenció el espléndido trabajo de diversas mujeres en ciencia como ser Madame Curie, Eunice Newton Foote y Rosalind Franklin, sus descubrimientos fueron sombreados por la mentalidad de la época y eclipsados por el trabajo de científicos hombres. Mujeres que estando entre bambalinas y rompiendo las barreras de sus respectivas épocas llegaron muy lejos realizando descubrimientos fenomenales. Tal y como lo plantearía Sylvia Earle, salieron de su caparazón para seguir su pasión y convertirse en líderes en sus respectivas áreas.


Dicen que los héroes no fueron reconocidos en su época, por eso, en el día de hoy, voy a realizar una edición del blog especial, en la que me gustaría contarles sobre las mujeres en ciencia que más me inspiran. Las de hoy, y las que, en el pasado, rompieron las barreras de la época y lograron ser grandes científicas. Como no podría ser de otra manera, serán mujeres relacionadas al mundo oceánico o al cambio climático, pero los invito a buscar a las mujeres que en su área de interés hicieron historia.


Eunice Newton Foote


Eunice Newton Foote nació en Estados Unidos en 1819, el 17 de julio, y dedicó su vida profesional a la ciencia y activismo en pro de los derechos de las mujeres en dicha época. En 1856, Eunice publicó su investigación científica llamada “Circumstances Affecting the Heat of Sun´s Ray”, en español, “Circunstancias que afecta el calor del rayo solar.” ¿Se imaginan por dónde vienen sus estudios?



Eunice Newton Foote y su esposo. Créditos: Deskgram


Efectivamete, Eunice Newton Foote fue la primera mujer que hipotetizó una atmósfera con altas cantidades de dióxido de carbono afectaría la temperatura de la Tierra. Con un simple experimento, comparó qué pasaba con la temperatura de dos cilindros al dejarlos al sol. Uno de ellos tenía dióxido carbono y el otro aire “común”. Los resultados: aquel que contenía dióxido de carbono su temperatura era mayor y esta se mantenía en el tiempo.


“ En una atmósfera con este gas (dióxido de carbono) se esperaría una mayor temperatura en la tierra, y sí en algún punto de la historia de nuestro planeta, el aire se mezcla con una mayor proporción de este gas que en el presente, se esperaría como resultado, una mayor temperatura” (Newton Foote, 1856).

Este estudio fue publicado en 1856, tres años antes que el físico irlandés John Tyndall publicara sus estudios sobre la relación entre calor y gases atrapados en la atmósfera, estudio que lo acredita como el fundador de las ciencias climáticas. ¿Por qué los estudios de Eunice salen a la luz dos siglos después y no fueron acreditados en su época?


Sin lugar a dudas la época en la que Eunice se desarrollo como científica, fue un momento de la historia en la que la ciencia estaba dominada por científicos hombres, y en la que las mujeres estaban experimentando un nuevo campo en su vida. Recién en 2011, con el artículo escrito por Raymond Sorenson, se hace referencia al estudio de Eunice y su presentación en la conferencia anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, el cual, cabe mencionar, no fue elegido para su publicación en el reporte anual de la conferencia. Un ejemplo de científicas que no fueron reconocidas en su época pero que nos enseñan a que sin importa quien haga la investigación, si esta es de calidad, es importante reconocer sus logros.


Los invito a leer el estudio científico, dos páginas en las que nos muestra sus resultados obtenidos aquí.


Rachel Carson


Llegamos al siglo XX y no podía dejar de mencionarles a mi inspiración en el mundo de las ciencias marinas: Rachel Carson.

Rachel Carson en 1961. Creditos: Life Magazine.


Rachel Carson nació en Estados Unidos en 1907, bióloga marina y escritora, con sus espectaculares obras literarias no solo acercó el ecosistema marino a diversas familias, si no que también impulsó el movimiento que creó la Agencia Nacional de Protección del Ambiente en Estados Unidos. En otras palabras, fue capaz de traducir el mundo científico a la sociedad y a los gobernantes para su participación en la toma de decisiones. Además, fue la segunda mujer en trabajar en el Servicio Nacional de Pesquería, lo que ahora es US Fisheries and Wildlife Service.


Rachel escribió diversos libros en donde explica las maravillas del ecosistema marino: “El mar que nos rodea”, “El sentido del asombro”, “Bajo el viento oceánico”, y su libro más famoso, que puso en jaque a la industria de agro pesticidas en Estados Unidos “Primavera Silenciosa” (1962). En este último, luego de una gran compilación de estudios científicos realizados por sus colegas, deja plasmado el efecto de los pesticidas, como el DDT, utilizados en la agricultura y uso doméstico en el ecosistema. Como también, su efecto en la salud humana. Un libro que hasta el día de hoy es un clásico de las ciencias ambientales, el cuál no solo plasma la complejidad de las relaciones que se dan en la naturaleza de una forma simple, si no que también, acerca la ciencia a la sociedad de forma amena, entendible, demostrando el poder de una población informada, y los efectos que esto pueda traer en el ámbito gubernamental. Como fue en su momento la prohibición del uso del pesticida DDT posterior al libro.


En el libro Primavera Silenciosa, Rachel deja plasmada una frase, que, si bien fue escrita más de 50 años atrás, hasta el día de hoy puede ser aplicada y nos lleva a reflexionar sobre el futuro que queremos vivir.


“Nos encontramos en un punto en donde frente a nosotros dos caminos divergen, los cuales, a diferencia del familiar poema de Robert Frost, estos no son iguales. El camino que hemos transitado es fácil, en el cual hemos progresado a una gran velocidad, pero que en el final nos llevo a múltiples desastres. En cambio, el otro camino, el cual transitamos menos, nos permite nuestra última chance de llegar a destino asegurando la preservación de la Tierra. La decisión es nuestra.” (Carson 1962).


Dr. Sylvia Earle


Cada vez estamos más cerca del siglo XXI, y llego el momento de hablar sobre la reina de las profundidades, la gran Dr. Sylvia Earle.


Créditos: Banco de Imágenes


Nació en 1935, Oceanógrafa y Exploradora de las grandes profundidades, centró sus trabajos científicos en el estudio de algas marinas y en 1970 lideró el primer equipo de cinco mujeres científicas que vivieron a 15 m de profundidad en Virgins Islands. Este evento marco un antes y un después en la historia de las ciencias marinas, ya que, por primera vez, un grupo de mujeres científicas estaban realizando el trabajo que anteriormente realizaban hombres. En 1979, fue la primera mujer en batir el record de descender a 381 metros de profundidad en el Océano Pacífico. En 2009, publico el libro “El Mundo es Azul, Nuestro Destino y el de Los Océanos Es Uno”, el cual nos acerca a los principales desafíos que el océano está viviendo y su directa conectividad con nuestro día a día.


La persistencia, liderazgo en tiempos en donde se comienzan a ver más mujeres en el mundo de la oceanografía, antiguamente liderado por hombres, su pasión y capacidad de llevar problemas oceánicos a niveles gubernamentales y acercarlos a la sociedad es lo que caracteriza la magnifica carrera de esta científica. Los invito a conocer más de su trabajo en la siguiente TED Talk, y también pueden mirar su documental Mission Blue en Netflix, les va a encantar.



Dr. Ayana Elizabeth Johnson


Por último, me gustaría compartir con ustedes el trabajo de una de mis biólogas marinas del momento favorita, Dr. Ayana Elizabeth Johnson. Experta en políticas oceánicas ha trabajado en iniciativas que fomentan la conservación y resiliencia en comunidades de zonas costeras basadas en justicia social. Además, el pasado Septiembre, publicó su primer libro como editora en la que junto a Katherine Wilkinson amplifican el trabajo de diversas mujeres en la adaptación y resiliencia al cambio climático. Un libro muy interesante, en el que, a través de diferentes artículos, podemos observar y aprender del trabajo que otras mujeres están realizando en diversas partes del mundo con respecto a las consecuencias del cambio climático en sus comunidades.


En lo personal, lo que me inspira de su trabajo, es que muestra la diversidad de áreas que una bióloga marina puede abordar, y el rol fundamental que cumplimos los científicos al involucrarnos con las comunidades para poder generar un impacto mayor e influir positivamente en la toma de decisiones.


Dr. Ayana realizando una consultoría de planeación en Barbuda. Créditos: Will McClintock

"Cuando piensen en soluciones climáticas, no solo piensen en paneles solares o autos eléctricos. No le demos la espalda al océano. En él hay un sin fin de soluciones climáticas." Ayana Elizabeth Johnson.

Pueden conocer más de ella en su página web. Les recomiendo leer su libro “All We Can Save” y escuchar su podcast “How To Save a Planet”. También pueden mirar su charla TED Talk.


Actualmente, si bien como vimos el porcentaje de participación no es muy alto, no cabe duda que aquellas involucradas están haciendo un trabajo fenomenal y existen muchas plataformas por las cuales puedes conocer el trabajo de diversas científicas marinas alrededor del mundo. Una de ellas es Women In Ocean Science, una plataforma web en la que a través de Instagram diversas mujeres en ciencias marinas nos cuentan sus experiencias, intereses y pasiones. Es una muy linda oportunidad para inspirar a las nuevas generaciones y también para conectarse y fomentar nuevas colaboraciones. En mi caso tuve la oportunidad de que compartieran mi experiencia, lo puedes ver aquí.


Para finalizar, en este 11 de febrero, un reconocimiento especial a las científicas del ayer y del hoy. A mis colegas, mentoras y amigas científicas, de todo corazón, ¡Feliz Día Chicas! Y a las nuevas generaciones, las invito a que descubran el maravilloso mundo de las ciencias y los cambios que pueden generar en sus comunidades.


Si tienen alguna duda sobre este hermoso campo laboral, no duden en contactarme escribiéndome a mi mail gvbiologiamarina@gmail.com ¡Más que feliz de hablar sobre este tema con ustedes!


Les comparto una foto al finalizar un terreno que siempre lo recuerdo con mucho cariño en Nueva Zelanda. Hicimos una recolección de basura en distintas playas de Auckland para estudiar las principales fuentes de estos desechos e impulsar iniciativas que los disminuyan.

Créditos: Giuliana Vomero.





Para realizar este artículo utilizamos la siguiente bibliografía:


Carson, R (1962). Silent Spring. Mariner Books, Boston, New York.


COI-UNESCO (2020). Informe Mundial sobre las Ciencias Oceánicas 2020 – Cartografía de las capacidades para la sostenibilidad del océano, Resumen ejecutivo. K. Isensee (ed.), París,

Ediciones UNESCO. (Colección sobre políticas de la COI, 2020-1)


Foote, E (1856). Circumstances affecting the heat of the sun´s rays. American Journal of Science and Arts (22): 382-383


Gissi, E., Portman , ME., Hornidge, AK (2018). “Un-gendering the ocean: Why women matter in ocean governance for sustainability”. Marine Policy (94): 215-219


Sorenson, R (2011). Eunice Foote's Pioneering Research On CO2 And Climate Warming. Search and Discovery Article #70092


Artículos sobre Eunice Foote

Amara Huddleston (2019). Happy 200th birthday to Eunice Foote, hidden climate science pioneer.

John Schwartz (2020). Overlooked No More: Eunice Foote, Climate Scientist Lost to History.


Artículo sobre Rachel Carson

Debra Michals (2015). Rachel Carson


Artículo sobre Sylvia Earle

John Rafferty (2020). Sylvia Earle. American oceanographer and explorer





29 vistas0 comentarios

SÍGUENOS  

  • Negro Facebook Icono
  • Black Instagram Icon
  • Icono negro LinkedIn

© 2023 by The Mountain Man. Proudly created with Wix.com